Aprender a Convivir

«A diferencia de otros seres, los hombres podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que nos parece bueno, es decir, conveniente para nosotros, frente a lo que nos parece malo e inconveniente. Y como podemos inventar y elegir, podemos equivocarnos. De modo que es prudente fijarse bien en lo que hacemos y procurar adquirir un saber vivir que nos permita acertar. A ese saber vivir o arte de vivir, lo llamamos ética.»
Fernando Savater

Fundamento Cristiano:

  • Toda la fe cristiana se sintetiza en un sólo precepto: «ámense unos a otros como yo los he amado.»
  • Para Jesucristo la vida verdadera es fundamentalmente una vida en el amor, en Su Amor, que es el amor capaz de entregarlo todo por los amigos, que es el amor que pasa por el mundo haciendo el bien y liberando a los oprimidos por el mal, que es el amor del perdón y de la acogida sin límites, que es el amor más fuerte que la muerte, el amor que desemboca en la plenitud de la vida.
  • Por eso decía San Agustín: «Ama y haz lo que quieras.» Porque quien ama con verdadero amor ha cumplido todas las normas y preceptos de convivencia y, sobre todo, porque quien ama realmente, se encuentra a sí mismo, encuentra a los otros y así encuentra al Dios que es Amor.
  • Dios no es soledad. Dios es Amor. Aprender a amar, es aprender a vivir en el vivir de Dios.

Fundamento Calasancio:

  • Dios da a los hombres, capacidad para vivir como ángeles en medio del mundo.
  • La educación es muy necesaria por la corrupción de costumbres y los vicios que abundan en la sociedad.
  • De hecho, para la reforma de las corrompidas costumbres se necesita, en consecuencia, del diligente cultivo de esas plantas tiernas y fáciles de enderezar que son los muchachos, antes de que se endurezcan y se hagan difíciles, por no decir imposibles, de orientar.
  • «La educación es el ministerio más útil, por los numerosos cambios de vida efectuados, como puede comprobarse entre los muchachos.» (Memorial al Card. Tonti 11-15).

Fundamento Pedagógico:

  • Aprender a Convivir constituye una de las principales empresas de la educación actual, debido a la violencia que impera en el mundo.
  • Tal aprendizaje implica:
    • Aprender a valorar las realidades personales y de la propia cultura, sin rechazar ni minusvalorar lo propio de otras personas y culturas.
    • Aprender a descubrir al Otro tomando conciencia de la diversidad y de las semejanzas y descubriendo la interdependencia entre todos los seres.
    • Aprender a tender hacia objetivos comunes mediante la participación en proyectos comunitarios.
  • Aprender a Convivir supone un compromiso ético y éste, a su vez, implica:
    • Descubrir que la ética comienza con la construcción de la vida.
    • Asumir que el legítimo ejercicio de los propios derechos, pasa por el cumplimiento de los deberes hacia uno mismo, hacia el mundo y hacia los demás.
    • Comportarse de tal forma que el Otro siempre sea un fin en sí mismo y nunca un medio.

Vivencia en el Colegio Calasanz:

En el Colegio Calasanz somos conscientes de la crisis ética por la que pasa nuestro país. Por eso y por convicción fundacional —pues San José de Calasanz creía que la educación podía llevar a los niños por el camino del bien y apartarlos del mal—, hemos asumido un compromiso con la formación ética.
La formación ética no consiste fundamentalmente en la enseñanza y aprendizaje de unos códigos morales, sino en el desarrollo de unos valores personales que lleven a cada niño y a cada joven, a comportarse de tal forma que construyan positivamente sus existencias y hagan mejores las vidas de quienes los rodean.
Así pues, optamos por una Educación en el Amor y para el Amor. Una Educación en la cual los niños se sientan amados, y una educación en la cual se descubran a sí mismos como seres capaces de dar amor. Una Educación en la que aprendan a tratar a los otros como les gustaría ser tratados ellos mismos.

Implicaciones:

  • Denunciar y realizar una crítica seria de los falsos valores de nuestra sociedad actual: codicia, ambición, egoísmo, materialismo, indiferencia social, violencia y corrupción de costumbres
  • Anunciar —con palabras y con la vida misma— los valores verdaderos: entrega, humildad, amor, profundidad espiritual, solidaridad, paz y rectitud de vida
  • Acompañar a cada niño y a cada joven, para que descubra los valores más bellos, más grandes, más nobles, dentro de sí mismos, en el jardín secreto que tienen en sus corazones
  • Anunciar el respeto a toda persona y el compromiso con la defensa de los Derechos de todos, asumiendo los Deberes de uno.

Compromisos:

  • La puesta en marcha de un proyecto de Desarrollo Humano en conexión con el proyecto de Pastoral, a lo largo de toda la formación de los niños.
  • Una exigencia seria en el aspecto disciplinario como elemento formador de hábitos de respeto y como punto de referencia que ofrezca estabilidad ética y permita la gestión de una autodisciplina.
  • Un intento serio por atender personalmente a cada niño y a cada muchacho.
Enlaces de interés
Calasanz en el mundo
Brevemente Calasanz